¿Cómo afecta la falta de actividad física a nuestro organismo?

La falta de actividad física tienen una influencia determinante sobre la forma y las funciones de nuestro organismo, en mayor grado que la edad. La forma orgánica y la función están estrechamente relacionadas.

Si se produce una alteración en las funciones o en la actividad, el organismo y los distintos órganos se adaptan a estas modificaciones: la ausencia o deficiencia de los esfuerzos o estímulos del entrenamiento o la práctica física hacen que los órganos se degeneren, y una pérdida de esfuerzo o función de un órgano tiene influencia sobre todo el organismo.

En los países desarrollados son habituales las llamadas “enfermedades de la civilización“, caracterizadas por una falta de esfuerzo físico (sedentarismo) acompañado de un aumento de carga psíquica provocada por el estrés, las tensiones emocionales o familiares, etc.

La inadecuada combinación de falta de ejercicio y estrés psíquico afecta de modo especial al sistema nervioso vegetativo. Se producen entonces alteraciones hormonales y bioquímicas que tienen efectos negativos sobre la salud: se genera una constante situación de disponibilidad a la defensa y la lucha, que en nuestro mundo actual no puede resolverse con una huida ni una lucha. Las hormonas responsables del rendimiento y del estrés que son liberadas no son necesarias y, por lo tanto, no son eliminadas. A largo plazo, ello provoca alteraciones patológicas de los vasos (la denominada arteriosclerosis) y, en consecuencia, el infarto de miocardio prematuro y el ataque de apoplejía.

Por lo tanto, no es casual que en los países industrializados caracterizados por una falta de actividad física, el estrés y la sobrealimentación dominen las enfermedades degenerativas, sobre todo las del sistema cardiovascular. Mientras que en los países en desarrollo del “tercer mundo” desempeñan un papel secundario como causa de enfermedades y de fallecimientos, en el “primer mundo” constituyen un problema difícil de solucionar. En Alemania, una de cada dos personas muere por esta causa.
Tal y como puede deducirse, la falta de actividad física provoca una amplia gama de efectos, los cuales comienzan a edad muy temprana y tiene mayor incidencia a medida que avanza la edad. Lasenfermedades producidas por la falta de ejercicio afectan a los siguientes órganos y sistemas:

  • Sistema cardiovascular
  • Aparato locomotor
  • Metabolismo
  • Sistema hormonal
  • Sistema nervioso vegetativo
  • Sistema nervioso central (trastornos de la coordinación)

En consecuencia, las siguientes actividades físicas son especialmente adecuadas para prevenir, reducir o eliminar las enfermedades consecuencia de la falta de ejercicio:

  • Deportes de resistencia para combatir las enfermedades del aparato cardiovascular, hormonal y metabólico, así como también del sistema vegetativo: caminatas, carrera continua, natación, ciclismo, etc.
  • Deportes que aumenten la movilidad y la fuerza para eliminar las enfermedades del aparato locomotor: tonificación, deportes de combate, gimnasia, pesas, etc.
  • Deportes que incrementen la agilidad y habilidad para prevenir los problemas o alteraciones de la coordinación: gimnasia, juegos y deportes de pelota, deportes de raqueta, etc.

1 Comentario

Comments are closed.