La historia de las mujeres en los billetes mundiales

El destino de Harriet Tubman en el billete de 20 dólares podría no ser tan certero como se pensó alguna vez. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, le dijo a CNBC que poner a Tubman en el billete “no es algo en lo que esté enfocado en este momento”.

Según Doug Mudd, director y curador del Edward C. Rochette Money Museum, varias mujeres han aparecido en la moneda estadounidense antes: Martha Washington en los certificados de plata, en la década de 1880; las monedas de Sacagawea y Susan B. Anthony, acuñadas en los siglos XX y XXI, y Lady Liberty y otras representaciones alegóricas de mujeres a lo largo del tiempo.

Pero nunca habían estado en billetes de dólares estadounidenses modernos.

Desde que el dinero estadounidense se convirtió en una moneda mundial después de la Primera Guerra Mundial, el diseño se ha mantenido igual, con las mismas figuras históricas, casi exclusivamente masculinas.

La portavoz de la Oficina de Grabado e Imprenta de Estados Unidos, Linda Washington, le dijo a CNNMoney que la oficina “no ha recibido instrucciones para cambiar nuestro curso actual”.

Pero la divisa estadounidense ya está muy por detrás de otros países en lo que respecta a poner mujeres en papel moneda. En Suecia, tres billetes distintos cuentan con figuras históricas femeninas, y en Australia, las mujeres y los hombres comparten los lados de los billetes.

“La mayor parte del dinero mundial refleja los tiempos actuales mucho mejor que el dinero estadounidense”, dice Mudd. “Debido a que tenemos que cambiar los diseños de los billetes y modificarlos y mejorar su seguridad, ¿por qué no cambiar también los diseños para reflejar la cultura, la sociedad y las ideas actuales de Estados Unidos? Porque eso es lo que está haciendo el resto del mundo”.

A continuación, algunas mujeres notables de la historia y sus ubicaciones en las monedas mundiales:

Australia: Mary Gilmore, Mary Reibey, Edith Cowan y Nellie Melba

Las representaciones australianas de mujeres en los billetes son bastante ingeniosas: cada uno presenta a un hombre y a una mujer en los lados opuestos del billete. Mary Gilmore aparece en el billete de 10 libras, Mary Reibey en el de 20, Edith Cowan en el 50 y Dame Nellie Melba en el 100.

Cada mujer dejó su propia marca en la historia australiana. Gilmore hizo historia como activista y reformadora social. También escribió poesía sobre el paisaje australiano, incluyendo un verso presentado al lado de su retrato en el billete.

En 1811, Reibey se hizo cargo de los negocios de su esposo después de su muerte, convirtiéndose en una de las líderes más exitosas en el mundo de los negocios de Australia. Cowan se convirtió en la primera mujer miembro del Parlamento australiano en 1921. Melba era una soprano de ópera, conocida por sus papeles como Mimi en La Bohème y Gilda en Rigoletto.

Suecia: Astrid Lingen, Greta Garbo y Birgit Nilsson

Los billetes de las coronas suecas presentan a tres mujeres: la escritora infantil Astrid Lingen en el de 20, la actriz Greta Garbo en el de 100 y la cantante Birgitt Nilsson en el de 500. Al reverso de cada billete, se ve el lugar de nacimiento de la mujer: representaciones en trazos finos de Småland, Estocolmo y Skåne, respectivamente.

Nueva Zelandia: Kate Sheppard

El billete de 10 dólares neozelandeses conmemora a Kate Sheppard, defensora de los derechos de las mujeres que luchó por el derecho a votar.

Después de mudarse a Nueva Zelandia en la década de 1870 y trabajar durante dos décadas por los derechos de las mujeres (incluyendo organizar una petición firmada por más de 32.000 mujeres), Sheppard vio a Nueva Zelandia aprobar la Ley Electoral de 1893, lo que convirtió a ese en el primer país del mundo en conceder el sufragio universal.

En el billete, el rostro de Sheppard aparece junto a una camelia blanca, una flor que simboliza la lucha por el voto femenino.

México: Frida Kahlo y Sor Juana Inés de la Cruz

En México, dos mujeres aparecen en billetes: la artista Frida Kahlo, en el billete de 500 pesos, y la escritora Sor Juana Inés de la Cruz, en la billete de 200 pesos.

De la Cruz hizo historia como escritora, pero primero vino a México como una niña prodigio, reconocida por su aptitud natural para aprender idiomas. En 1667, entró en un convento para dedicar su vida a la erudición y, en el momento de su muerte en 1695, había reunido una increíble colección de libros en Ciudad de México, que contenía más de 4.000 tomos sobre temas que iban desde la teología hasta el arte y la ciencia. Su billete incluye símbolos de este éxito, incluyendo un pequeño tintero, dos plumas y la ventana de una biblioteca.

Frida Kahlo comparte el billete de 500 pesos con su esposo, el artista Diego Rivera. Un autorretrato de Kahlo aparece en un lado, junto a un trabajo en miniatura de su obra El abrazo de amor de El Universo, la tierra (México), Yo, Diego y el señor Xólotl. La pintura representa dos manos juntas, una figura de la Madre Naturaleza, un paisaje del desierto y una versión de Rivera acunada en los brazos de Kahlo. El tórrido romance de los artistas es ahora materia de leyendas, al igual que las famosas pinturas surrealistas de Kahlo. Rivera aparece en el reverso del billete, acompañado por una diminuta réplica de uno de sus murales.

Argentina: Eva Perón

En 2012, en el aniversario número 60 de la muerte de la exprimera dama Eva Perón, la entonces presidenta argentina Christina Fernández de Kirchner anunció el nuevo diseño del billete de 100 pesos del país, con la famosa figura.

“No es que Eva fuera perfecta o santa, sino todo lo contrario”, dijo. “Lo que la convirtió en algo más grande, más inolvidable e inmortal es que era una humilde mujer del pueblo que tuvo la gran suerte de conocer a un hombre y a un pueblo”.

Lo más importante

Ninguna mujer ha estado en los billetes de dólares estadounidenses modernosDesde que el dólar se convirtió en moneda mundial después de la I Guerra Mundial, el diseño se ha mantenido igual, con figuras exclusivamente masculinasLa divisa estadounidense está muy por detrás de otros países en lo que respecta a poner mujeres en papel moneda
Nueva York (CNNMoney) – El destino de Harriet Tubman en el billete de 20 dólares podría no ser tan certero como se pensó alguna vez. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, le dijo a CNBC que poner a Tubman en el billete “no es algo en lo que esté enfocado en este momento”.

Según Doug Mudd, director y curador del Edward C. Rochette Money Museum, varias mujeres han aparecido en la moneda estadounidense antes: Martha Washington en los certificados de plata, en la década de 1880; las monedas de Sacagawea y Susan B. Anthony, acuñadas en los siglos XX y XXI, y Lady Liberty y otras representaciones alegóricas de mujeres a lo largo del tiempo.

Pero nunca habían estado en billetes de dólares estadounidenses modernos.

Desde que el dinero estadounidense se convirtió en una moneda mundial después de la Primera Guerra Mundial, el diseño se ha mantenido igual, con las mismas figuras históricas, casi exclusivamente masculinas.

La portavoz de la Oficina de Grabado e Imprenta de Estados Unidos, Linda Washington, le dijo a CNNMoney que la oficina “no ha recibido instrucciones para cambiar nuestro curso actual”.

Pero la divisa estadounidense ya está muy por detrás de otros países en lo que respecta a poner mujeres en papel moneda. En Suecia, tres billetes distintos cuentan con figuras históricas femeninas, y en Australia, las mujeres y los hombres comparten los lados de los billetes.

“La mayor parte del dinero mundial refleja los tiempos actuales mucho mejor que el dinero estadounidense”, dice Mudd. “Debido a que tenemos que cambiar los diseños de los billetes y modificarlos y mejorar su seguridad, ¿por qué no cambiar también los diseños para reflejar la cultura, la sociedad y las ideas actuales de Estados Unidos? Porque eso es lo que está haciendo el resto del mundo”.

A continuación, algunas mujeres notables de la historia y sus ubicaciones en las monedas mundiales:

Australia: Mary Gilmore, Mary Reibey, Edith Cowan y Nellie Melba

Las representaciones australianas de mujeres en los billetes son bastante ingeniosas: cada uno presenta a un hombre y a una mujer en los lados opuestos del billete. Mary Gilmore aparece en el billete de 10 libras, Mary Reibey en el de 20, Edith Cowan en el 50 y Dame Nellie Melba en el 100.

Cada mujer dejó su propia marca en la historia australiana. Gilmore hizo historia como activista y reformadora social. También escribió poesía sobre el paisaje australiano, incluyendo un verso presentado al lado de su retrato en el billete.

En 1811, Reibey se hizo cargo de los negocios de su esposo después de su muerte, convirtiéndose en una de las líderes más exitosas en el mundo de los negocios de Australia. Cowan se convirtió en la primera mujer miembro del Parlamento australiano en 1921. Melba era una soprano de ópera, conocida por sus papeles como Mimi en La Bohème y Gilda en Rigoletto.

Suecia: Astrid Lingen, Greta Garbo y Birgit Nilsson

Los billetes de las coronas suecas presentan a tres mujeres: la escritora infantil Astrid Lingen en el de 20, la actriz Greta Garbo en el de 100 y la cantante Birgitt Nilsson en el de 500. Al reverso de cada billete, se ve el lugar de nacimiento de la mujer: representaciones en trazos finos de Småland, Estocolmo y Skåne, respectivamente.

MIRA: ¿No hay espacio para las mujeres en el sector tecnológico?

Nueva Zelandia: Kate Sheppard

El billete de 10 dólares neozelandeses conmemora a Kate Sheppard, defensora de los derechos de las mujeres que luchó por el derecho a votar.

Después de mudarse a Nueva Zelandia en la década de 1870 y trabajar durante dos décadas por los derechos de las mujeres (incluyendo organizar una petición firmada por más de 32.000 mujeres), Sheppard vio a Nueva Zelandia aprobar la Ley Electoral de 1893, lo que convirtió a ese en el primer país del mundo en conceder el sufragio universal.

En el billete, el rostro de Sheppard aparece junto a una camelia blanca, una flor que simboliza la lucha por el voto femenino.

México: Frida Kahlo y Sor Juana Inés de la Cruz

En México, dos mujeres aparecen en billetes: la artista Frida Kahlo, en el billete de 500 pesos, y la escritora Sor Juana Inés de la Cruz, en la billete de 200 pesos.

De la Cruz hizo historia como escritora, pero primero vino a México como una niña prodigio, reconocida por su aptitud natural para aprender idiomas. En 1667, entró en un convento para dedicar su vida a la erudición y, en el momento de su muerte en 1695, había reunido una increíble colección de libros en Ciudad de México, que contenía más de 4000 tomos sobre temas que iban desde la teología hasta el arte y la ciencia. Su billete incluye símbolos de este éxito, incluyendo un pequeño tintero, dos plumas y la ventana de una biblioteca.

Frida Kahlo comparte el billete de 500 pesos con su esposo, el artista Diego Rivera. Un autorretrato de Kahlo aparece en un lado, junto a un trabajo en miniatura de su obra El abrazo de amor de El Universo, la tierra (México), Yo, Diego y el señor Xólotl. La pintura representa dos manos juntas, una figura de la Madre Naturaleza, un paisaje del desierto y una versión de Rivera acunada en los brazos de Kahlo. El tórrido romance de los artistas es ahora materia de leyendas, al igual que las famosas pinturas surrealistas de Kahlo. Rivera aparece en el reverso del billete, acompañado por una diminuta réplica de uno de sus murales.

Argentina: Eva Perón

En 2012, en el aniversario número 60 de la muerte de la exprimera dama Eva Perón, la entonces presidenta argentina Christina Fernández de Kirchner anunció el nuevo diseño del billete de 100 pesos del país, con la famosa figura.

“No es que Eva fuera perfecta o santa, sino todo lo contrario”, dijo. “Lo que la convirtió en algo más grande, más inolvidable e inmortal es que era una humilde mujer del pueblo que tuvo la gran suerte de conocer a un hombre y a un pueblo”.

 

Filipinas honra a su primera presidenta, Corazón C. Aquino, en su billete de 500 pesos, junto con un retrato de su esposo, el prominente político Benigno Simeon Aquino, Jr.

Apenas tres años después de que su esposo fue asesinado en 1983, Corazon Aquino se postulo para la presidencia contra Ferdinand Marcos, el longevo gobernante del país. Después de manifestaciones masivas y acusaciones de fraude electoral, Marcos huyó de Filipinas y Aquino se convirtió en presidenta.

Junto a los retratos de Aquino y su esposo está una representación de la Revolución EDSA, en la Avenida Epifanio de los Santos, en Manila, sede de las manifestaciones en 1986.

Deja tu comentario