Un bebé prematuro se reencuentra 28 años después con la enfermera que le salvó la vida

La historia de Brandon Seminatore está conmoviendo a los habitantes de Palo Alto (California, Estados Unidos. Nació en 1990 de forma prematura, cuando solo habían transcurrido 29 semanas de gestación. Sobrevivió gracias a los cuidados especiales que le dieron en el hospital infantil Lucile Packard y ahora, con casi 30 años, ha vuelto a ese centro para trabajar como pediatra residente. Lo que no podía imaginar es que allí todavía estaría Vilma Wong, la enfermera que le salvó la vida siendo un bebé.

Este reencuentro tan especial ha llegado a las páginas del The Mercury News y otros medios de comunicación de Estados Unidos. Además, el momento de volver a verse cara a cara resultó de lo más curioso. Wong, que mantiene su puesto de trabajo, le pidió al joven que se identificara al verlo cerca de las incubadoras. Es una zona de acceso restringido y quería saber quién era el médico que había entrado ahí.

A chance encounter at Lucile Packard Children’s Hospital Stanford has led to a heart-warming reunion between nurse and…

Posted by Stanford Children's Health – Lucile Packard Children's Hospital Stanford on Wednesday, August 15, 2018

Brandon le contó que era residente de pediatría de segundo año y le dio su nombre completo. Entonces se hizo la magia. “Su apellido me resultaba familiar. Seguí preguntándole de dónde era y me dijo que de San José, California, y que fue un bebé prematuro nacido en nuestro hospital. Entonces empecé a sospechar porque me sonaba haber cuidado a un bebé con ese mismo apellido”, ha relatado la enfermera a The Mercury News.

Tras atar todos los cabos, Wong le preguntó al joven si su padre era oficial de policía. Se hizo un gran silencio. Brandon también empezó a sospechar y le preguntó si ella era la famosa Vilma que le trató al nacer.

Los cuidados y la simpatía de Wong quedaron en la memoria de la familia Seminatore. Nada más encontrarse con ella, Brandon se puso en contacto con sus padres para hablarles del reencuentro. La madre ya le avisó antes de empezar a trabajar ahí de que tenía que buscar a Vilma, pero Brandon creía imposible que siguiera en el mismo lugar de trabajo. Estaba convencido de que se habría retirado o que habría sido trasladada.

David Seminatore, el padre de Brandon, también estalló en alegría ante semejante reencuentro. Acudió de inmediato a uno de los álbumes de fotos familiares y encontró la fotografía que le hizo a su hijo junto a Vilma en 1990. La instantánea es de cuando la recuperación del bebé marchaba viento en popa. El pequeño Brandon ya no necesitaba ayuda mecánica para respirar y ya podía comer solo.

La historia de Brandon Seminatore está conmoviendo a los habitantes de Palo Alto (California, Estados Unidos. Nació en 1990 de forma prematura, cuando solo habían transcurrido 29 semanas de gestación. Sobrevivió gracias a los cuidados especiales que le dieron en el hospital infantil Lucile Packard y ahora, con casi 30 años, ha vuelto a ese centro para trabajar como pediatra residente. Lo que no podía imaginar es que allí todavía estaría Vilma Wong, la enfermera que le salvó la vida siendo un bebé.

Este reencuentro tan especial ha llegado a las páginas del The Mercury News y otros medios de comunicación de Estados Unidos. Además, el momento de volver a verse cara a cara resultó de lo más curioso. Wong, que mantiene su puesto de trabajo, le pidió al joven que se identificara al verlo cerca de las incubadoras. Es una zona de acceso restringido y quería saber quién era el médico que había entrado ahí.

La enfermera empezó a sospechar al escuchar el apellido del pediatra residente

Brandon le contó que era residente de pediatría de segundo año y le dio su nombre completo. Entonces se hizo la magia. “Su apellido me resultaba familiar. Seguí preguntándole de dónde era y me dijo que de San José, California, y que fue un bebé prematuro nacido en nuestro hospital. Entonces empecé a sospechar porque me sonaba haber cuidado a un bebé con ese mismo apellido”, ha relatado la enfermera a The Mercury News.

Tras atar todos los cabos, Wong le preguntó al joven si su padre era oficial de policía. Se hizo un gran silencio. Brandon también empezó a sospechar y le preguntó si ella era la famosa Vilma que le trató al nacer.

Brandon creía que era imposible que Vilma siguiera trabajando en el mismo lugar

Los cuidados y la simpatía de Wong quedaron en la memoria de la familia Seminatore. Nada más encontrarse con ella, Brandon se puso en contacto con sus padres para hablarles del reencuentro. La madre ya le avisó antes de empezar a trabajar ahí de que tenía que buscar a Vilma, pero Brandon creía imposible que siguiera en el mismo lugar de trabajo. Estaba convencido de que se habría retirado o que habría sido trasladada.

David Seminatore, el padre de Brandon, también estalló en alegría ante semejante reencuentro. Acudió de inmediato a uno de los álbumes de fotos familiares y encontró la fotografía que le hizo a su hijo junto a Vilma en 1990. La instantánea es de cuando la recuperación del bebé marchaba viento en popa. El pequeño Brandon ya no necesitaba ayuda mecánica para respirar y ya podía comer solo.

A través de la cuenta oficial de Facebook, el Lucile Packard ha compartido la fotografía de cuando Vilma cuidaba de Brandon hace casi tres décadas y una actual, con los dos protagonistas de la historia siendo compañeros de trabajo. “Hay una mirada especial entre ellos tanto antes como ahora”, indica el hospital en la red.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here