Ciudad de México.- El año 2020 ha sido un verdadero reto para todos a nivel mundial; el aislamiento, la falta de contacto humano, los proyectos cerrados y las pérdidas humanas, han provocado un sube y baja de emociones en todos nosotros.

De acuerdo con la profesora, psicóloga y psicoterapeuta Samantha González Nava, directora de Bienestar y Consejería en el Tec de Monterrey, el aislamiento por el COVID-19, ha llevado a las personas a experimentar emociones primarias, como el miedo, la tristeza, y la ira, generando consecuencias fisiológicas, psicológicas y conductuales, como angustia, apatía, aburrimiento, soledad y desesperación.

Mari Carmen Obregón, autora, conferencista y especialista temas de creatividad menciona que este año también nos ha dado la oportunidad de hacer una pausa y ver en dónde estamos y hacia dónde nos gustaría encaminar nuestra vida.

“Hemos aprendido a disfrutar la compañía de aquellos que nos rodean, también a tomar riesgos y empezar nuevos proyectos pensando en: si no es ahora no será jamás”.

A continuación, la autora propone tres preguntas para contestar de manera introspectiva y darse cuenta que, a pesar de todo, existen cosas que agradecer y sentirse orgullosos.

  1. ¿Cómo he vivido estos tiempos inesperados?: ¿Te has permitido estar triste o enojado? Vivir las emociones con intensidad durante estos tiempos no es malo, pues una vez que liberas aquello que no te hace bien puedes pensar de manera más centrada para tomar mejores decisiones o recalibrar tu vida.
  2. ¿Qué puedo crear? Desde manualidades, nuevos platillos, hasta un libro que tal vez has pospuesto por diversas razones; las oportunidades son infinitas, “lo único que necesitas es tomar la decisión para comenzar con aquello que te hace vibrar en lo positivo.
  3. ¿Qué agradezco?: Tal vez, piensas que a estas alturas no hay nada por lo que agradecer, pues situaciones como un despido, la pérdida de algún ser querido y la soledad que has llegado a experimentar no han sido cosas que necesiten tu gratitud.

Sin embargo, si analizas más de cerca, podrás darte cuenta que te has convertido en una persona más resiliente, madura, creativa y hasta positiva en situaciones de adversidad, por lo que es necesario que puedas ver todo lo bueno que este año ha traído para ti.

“Date un momento y piensa en todo aquello que has podido lograr y disfrutar hasta el día de hoy, cosas o momentos que tal vez pasabas por alto en tu día a día como: ver la salida del sol, escuchar música nueva al trabajar, platicar con tus amigos o familia. BP