Luego de dar a luz de forma natural, le extraen el útero por error y muere

Una doctora rusa enfrenta hasta tres años de cárcel por la muerte de una paciente poco después de dar a luz, luego de que su útero fuera extraído por error.

Alisa Tepikina murió con un “dolor insoportable” causado por la joven médica que intentó extraer su placenta que no había sido expulsada durante el nacimiento de la bebé y en cambio extrajo por error el útero de la paciente de 22 años, lo que provocó que la nueva madre entrara en coma y “muriera de shock” por un paro cardíaco, en la ciudad rusa de Nizhneserginskaya.

Tepikina solo tuvo tiempo de sonreír a su hija recién nacida antes de que la obstetra no identificada intentara extraer la placenta de un útero invertido.

Una investigación de seis meses, ha llevado a cargos de causar la muerte por negligencia, contra la doctora de 27 años, que podría enfrentar la cárcel o el trabajo obligatorio si es declarada culpable.

Expertos médicos rechazaron una afirmación de la doctora Elena Barannikova, respecto a que no hubo “acciones violentas” por parte de la doctora después de un análisis exhaustivo, dijo el Comité de Investigación de Rusia.

Barannikova afirmó que se había producido una “inversión espontánea del útero”, un evento médico poco frecuente.

En el caso de la Sra. Tepikina, la placenta debería haber sido separada manualmente bajo anestesia, según la investigación.

“La extracción no controlada o inadecuada del cordón umbilical condujo a una inversión total del útero”, dijo un comunicado de expertos médicos.

“Los órganos femeninos fueron extraídos y luego empujados hacia atrás cuando era demasiado tarde”.

Los familiares de la Sra. Tepikina escucharon sus gritos mientras esperaban en el hospital.

Su padre, Dmitry Malyukov, de 47 años, dijo: ‘Mi hija estaba sufriendo, estaba gritando de dolor. Pero la doctora no le prestó atención.

Una declaración de los expertos médicos agregó que la cirujana “tiró del cordón umbilical con fuerza real” y que fue “como algo de la Edad Media”.

La Sra. Tepikina murió después de entrar en coma en la ciudad rusa de Nizhneserginskaya.

La médica de guardia no reconoció la complicación mortal del parto.

Como resultado, se brindó ayuda médica con un retraso inaceptablemente grande.

“El útero se reubicó solo cuatro horas y 15 minutos después, cuando ya se había desarrollado el sangrado masivo y el shock irreversible, junto con la insuficiencia cardíaca”.

Los errores “empeoraron la situación y causaron la pérdida masiva de sangre, un shock irreversible [y] complicado, insuficiencia cardíaca y la muerte de la paciente”, alegaron los expertos.

Svetlana Malyukova, de 42 años, madre de Tepikina, había pedido que se procesara a la responsable.

‘No hubo disculpas ni intentos de contactarnos”, refirió.

‘Poco después de la tragedia fui a la clínica. Quería mirarla a los ojos [a la doctora]. Ella preguntó: “¿Por qué viniste?”