Mujeres que no se sienten escuchadas ni valoradas

Luis Villa | AFmedios

Es para mí un placer tener la oportunidad de llegar a miles de personas a través de MujerAF, gracias por esta invitación.

Este espacio será una ventana para que sostengamos una charla imaginaria.

Te cuento que hace años vivía al lado de mi casa una mujer ya mayor de edad que me tenía un cariño especial. Todos los días, doña Carmen, despertaba muy temprano y se sentaba afuera de su casa a esperar a sus hijos que camino a su trabajo llegaban para recibir de ella su bendición. luis_villaDespués de este diario ritual entraba a su casa y seguía con sus actividades. Por mi parte yo desayunaba y siempre dejaba un “huequito” porque el pasillo de mi casa daba a su ventana y era reglamentario que me detuviera unos minutos a charlar con ella, antes de irme a la escuela. Por entre las varillas de su ventana sacaba la mano con un café o una fruta para que la agregara a mi lonche. En esos minutos charlábamos un poco, a veces de su vida, de sus anécdotas, otras ocasiones hablábamos de mí. Mientras escribo imagino también que este espacio es como una ventana por la que puedo verte, platicar contigo, hablarte de un tema que para ti sea especial, que sea de tu interés.

“MUJERES QUE NO SE SIENTEN ESCUCHADAS NI VALORADAS”

Esta semana he escrito sobre las mujeres que no se sienten escuchadas, valoradas o tomadas en cuenta.

Con frecuencia, en las conversaciones con mujeres cuyos problemas con sus parejas tienen que ver con comunicación, dicen no sentirse escuchadas, perciben que no valoran sus opiniones o que no son tomadas en cuenta. No sentirse escuchado, valorado o aprobado pueden ser síntomas de dependencia afectiva.

¿Qué es la dependencia afectiva?

Es considerada una excesiva necesidad de ser reconocidos, aprobados o valorados por los demás, una especie de adicción que nos lleva a pegarnos como sanguijuelas a las personas, tomándolas como nuestra fuente de energía.

¿Cuál es la importancia que tiene para ti sentirte aprobada por los demás?

¿Cuál ha sido tu relación a lo largo de la vida con no sentirte escuchada o valorada?

Los seres humanos tenemos necesidades psicoafectivas: el amor, el reconocimiento, la aprobación, la pertenencia, la seguridad, la confianza y el respeto engloban esas necesidades. Prestemos atención hoy a la aprobación y el respeto.

La psicología sostiene que si las necesidades psicoafectivas no fueron cubiertas de forma ideal durante los primeros años de vida, en las siguientes etapas de vida estaremos reclamando a todas las personas con las que nos relacionamos este déficit. Sin darnos cuenta estaremos gritando, reclamando, exigiendo o mendigando que las otras personas nos provean y llenen estos vacíos.

Abraham Maslow (psicólogo estadounidense) uno de los fundadores y exponentes de la psicología humanista, postula en su conocida pirámide que después de las necesidades básicas de alimentación, respiración y descanso, los seres humanos requerimos también de seguridad (física, familiar, de propiedad), enseguida de afiliación (amistad, afecto, intimidad) en cuarto lugar necesidades de reconocimiento (confianza, respeto, éxito), y por último de autorrealización (trascendencia).

No sentirse escuchado más que un problema de la otra persona es un asunto personal. Tiene que ver contigo, con tu propia falta de confianza, autoestima, amor propio.

Las necesidades psicoafectivas que no fueron cubiertas a lo largo de nuestra vida pueden ser cubiertas en este momento si hacemos conciencia que esto se ha convertido en algo que está en nuestro dominio.

¿Cómo son las mujeres que son escuchadas?

¿Cuál es su tono de voz, postura y presencia?

¿Qué crees que hacen para ganar la atención al momento de hablar?

¿Qué puedes hacer para ser escuchada por los demás?

¿Quién requieres ser tú para ser escuchada?

Para ser escuchados por los demás necesitamos primero ser escuchados por nosotros mismos: ¿qué es lo que quieres para ti y para tu vida?, ¿qué tan importante es para ti misma aquello que tienes para decir?, ¿cuál es la importancia que requieres darle a tus propias opiniones? La aprobación se dará en el momento en el que tú te apruebas, en el momento en el que eres importante para ti misma.

Te envío un fuerte abrazo y mis mejores deseos.

Que tengas una extraordinaria semana.

————

Luis Villa

Coach de Vida

ACC International Coach Federation

www.luisvilla.mx

1 Comentario

  1. Me ayudo esa lectura, hubo un curso en la escuela donde va mi hija, se llama “CRECE” no lo he terminado, pero íbamos puras mamás, elegimos a una persona desconocida como pareja y luego hablamos por cinco minutos por turno, solo escuchábamos a la otra persona no interrumpíamos, ni juzgábamos solo escuchábamos lo que nos querían decir sobre ella, fue interesante saber que hubo cosas en común que tenía dos hijos y yo dos hijas, que además se sentía presionada por darles la misma atención a ambos, en ocasiones quería interrumpir decirle que yo me siento igual pero recordé la regla y me quede callada .
    Me di cuenta que esto mismo le pasaba a mi hija ella tiene cuatro años, quiere ser escuchada y cuando no lo logra hace berrinche, así que empecé a escucharla y me di cuenta que al igual que yo también ella lo necesitaba,
    También recordé que cuando hablaba con mis hermanas o mi mamá solo era juzgada y en ocasiones no me dejaban terminar lo que les quería decir y constantemente me interrumpían, por eso termine cortando la comunicación con ellas; así que no quiero que me pase eso con mis hijas.
    Aún me cuesta trabajo escuchar sin interrumpir ni comentar, a menos claro que al final me pidan mi opinión ó un comentario.

Comments are closed.